6 de agosto de 2019

9 Poemas Cortos de El Lento Caer a la Vida por Ivan Adrianzén.

Estimado amante de la Poesía, hoy traigo 9 Poemas del Poeta Peruano Iván Adrianzén que te harán querer leer más de este gran exponente. El conjunto de versos a continuación están incluidos en su reciente lanzamiento; El Lento Caer a la Vida.




Tengo el gusto de conocerlo en persona y poder estrechar su mano mientras entiendo porque su poesía conserva esa frescura y franqueza del caminante solitario que ha recogido piedras y rosas en su andar.

Sensación a la que te acercarás luego de leer esta bella selección de poemas. Sin más te dejo con sus letras.


Ivan Adrianzen posando con su poemario


1- A ORILLAS DEL EBRO


Mirando el curso del río,
pienso en cosas que no deseo
y ahogo un grito.
Mis manos ramas tejen la hierba,
escribo sobre cosas que nunca digo
y digo lo que nunca escribo.

Tengo intenciones
de decir lo que siento,
más no de sentir lo que digo.
Por ello guardo silencio y miro
pero nada digo.

La palabra dice más de lo que pienso,
lo que pienso a veces no lo expreso con palabras,
los hechos dicen lo que no digo
y se me juzga por cosas que no he hecho.
Soy esclavo de lo que digo
y reino sobre cosas que siento.

Olvidar quiero
lo que hice en el pasado.
Pero ignoran las cosas que digo
y quedo ausente;
pues solo recuerdan lo que dicen que he hecho,
sin tomar en cuenta lo que pienso y siento.

Por ello,
no digo, ni pienso, ni siento.

Los hechos serán la palabra
y esta será lo que siento.

Y si alguien pregunta qué he hecho,
mirando los hechos diré
que esto es lo que digo,
lo que siento
y lo que pienso.

Y me iré siguiendo el curso del río.
Es un hecho que sigo.

Iván Adrianzén


2- URGENCIAS DE SANTIAGO


Asesino minutos por inútiles.
Consumo suspiros pensando en
el futuro
el hoy
el pasado.

Las personas reducen mi aire.
Sus sombras vagan sin rumbo.

Sin rumbo camino.
Mis pasos siguen la cola
de un faldero perdido.

C a d a q u i e n a t i e n d e s u c o r a z ó n

Mendigo de todo por trascendental
un amor
un trabajo
algunos amigos.

A ti

que dices querer a distancia en silencio
y sin mañanas.


¿Qué es más urgente?
“La vida”, me digo. Entonces sonrío.

Todos corren,
tras una ilusión esquiva.
Yo,
tras un perro que no es mío.
La vida no espera.

Iván Adrianzén



versos del poema urgencias de santigo

3- ME DIJERON CRECE


Me dijeron crece,
y les hice caso.
Me dijeron estudia,
y les hice caso.
Me dijeron trabaja,
y les hice caso.

Dijeron
“Eres parte de todos,
no pienses por ti
no reclames,
duerme con una mujer,
ten hijos ,
enséñales por igual, edúcalos,
ten una casa,
cómprate un Ford,
adopta a un perro
y vive bien.”

Y otra vez les hice caso.

Pero no dijeron
“Sé feliz”
Eso lo aprendí por mí
cuando dejé de hacerles caso.

Iván Adrianzén


¿Qué tal hasta ahora? El Lento Caer a la Vida es una publicación reciente e independiente que gracias a el impulso de la escena poetica está tomando espacio en los ojos hambrientos de los voraces lectores. Sígamos disfrutando.

4- ESOS DINOSAURIOS


Lenta la noche,
camina por el espacio que ocupo.

¿Dónde están los dinosaurios?
¿Cuándo se extinguieron?
¿En qué momento me fui quedando tan solo?
Sigo olvidando lo que aprendí.

Los irresponsables desaparecieron,
los juegos dejaron de ser nuestros
y los lunes se hicieron lunes.
Sembramos esfuerzos, cosechamos labores,
nos hicimos padres
y vivimos con prisa.

Los sueños fueron perdidos,
la risa quedó durmiendo,
la aventura fue enterrada,
y el ángel siguió muriendo.

Y el niño;
ese que alimentaste esperando,
intenta dormir.

El tiempo es infinito
y los dinosaurios se fueron.
También me iré.

Iván Adrianzén



versos del poema esos dinosaurios

5- RECOGERÉ


Volveré repasando avenidas, maldiciendo sombras;
no por miedo,
mas por rebeldía.

Me pregunto,
de qué sirven tantos versos y palabras,
si el mundo sigue como está.
A veces hasta los poetas callan
y los juglares huyen
tras canciones que suenan a nada.

Recogeré mis versos
y dejaré las ganas
de guardar silencio.

No es el tiempo transcurrido,
no es lo que hago,
ni cómo lo hago.
Se trata de quién soy y a dónde voy.

Recogeré mis versos
para llevarlos conmigo. Devorarán verdades,
revelarán mentiras.

Regresaré por mis versos
para llevarlos contigo.

Iván Adrianzén


6- PIÑONATE SOLO


A veces quisiera estar lejos,
sin pensamientos,
sin recuerdos.
Estar conmigo y ausente
d e v i a j e.
Estar de mudanza en casa, cobijarme en una cama,
agobiarme de certezas.

Cuando estoy solo me desconozco.
Tanto estoy soñando
que mi rostro teme realidades.
Me veo lejos
estando quieto.

Cuando ya no pienso
si eres ángel o demonio,
solo estoy conmigo.
Atrapo recuerdos furtivos
y n o p i e n s o.
Solo recupero el aliento
para seguir el camino.

Solo, sueño.

Iván Adrianzén


Iván Adrianzén y El Lento Caer a la Vida estimado lector. Una obra que promete y que deja entrever que el poeta pronto nos sorprendera con otra agradable publicación. Continuemos con la lectura.


7- LIBRE


En esta mañana húmeda
el ánimo renueva su pacto con mi suerte,
ahuyenta maleficios y blasfemias ajenas.

El drama es de otros, la melancolía es ajena.

Mi corazón rebelde se aquieta.
Soy libre.

Iván Adrianzén


8- ÁTICO


Cierro la puerta.
Quedan recuerdos,
un libro abierto,
un lápiz sobre un testamento,
un poema inconcluso,
tu voz,
las cortinas abiertas,
las ventanas cerradas,
el inútil estetoscopio,
los párrafos de Fromm,
media botella de vino,
una copa vacía,
unas monedas para Queronte,
la estampita de San Martín de Porras,
la silla vacía
y el morse obsoleto.

Cierro la puerta.
Pierdo la llave.
No importa,
son cosas viejas.
No regresaré.

Iván Adrianzén



versos del poema atico


9- VISIONES


Desde la ventana,
con vista a la pared,
el mundo es cruel.
a p á t i c o
Los pasos son arrastre de melancolías.

Desde la ventana,
con vista al campo,
el mundo sigue siendo cruel.

e r r á t i c o

Desde el ataúd,
todo es más tranquilo, el afán es de ellos.

e s c o g e

Iván Adrianzén


Y así culmina esta gran selección de una Obra completamente nueva pero que no nos deja indiferentes, a continuación te contaré un poco del Poeta Iván Adrianzén.

Iván ve la luz de la vida en el año 1965, ahora es Coaching Profesional, con soporte académico en estudios superiores de Derecho y Ciencias Políticas (Universidad Inca Garcilaso de la Vega).
Tambien es Especialista en Administración y Marketing (Madrid-España, Diplomado en Conciliación Extrajudicial (Colegio de Abogados) y llevó Estudios de Literatura en el Instituto “El Pontón”.

Ha participado de la “Revista Literaria del Pontón” en Collado Villalba (Madrid-España). En el Diario “El Comercio”, también ha publicado para el Blog “Peruanos por el Mundo” y ha colaborado como invitado en la Revista Digital “Kanto” de Tokio, Japón.

Ahora Administra sus propios Blogs; “La Palabra de Lázaro” y “Elepelibros.com”.

“El lento caer a la vida” es su primer poemario lanzado en Junio de 2019, autogestionado y financiado por su ahora Editorial Ediciones Marginales SAC. la cual funda junto a su Socia.

El Poemario ha sido expuesto en la Feria Internacional del Libro 2019 (FIL) y en la AntiFIL 2019, logrando gran aceptación del público lector.

Si esta selección te ha gustado y deseas adquirir la obra completa puedes comunicarte con el Poeta Iván al siguiente e-mail:

Ivánzen500@gmail.com

También en la Fan Page de Ediciones Marginales.





Si te gustaron estos poemas y deseas que comparta mucha más poesía peruana deja un comentario y comparte este post en tus redes sociales. Yo me despido, hasta la próxima... !Ama, Vive y Sueña!

Just Moreno


¡Gracias por compartir, hasta pronto!

28 de junio de 2019

9 Mejores Poemas cortos de Manuel Gonzáles Prada

Querido Lector, hoy traigo 9 poemas del Maestro Peruano Manuel González Prada y y te deleitaras con Lo Que Yo Maldigo, Amar sin ser Querido, Vivir y Morir, Cuarteto Persa, entre otros.




Me bastó llegar a una exposición sobre el autor de "Páginas Libres" en la Casa de la Literatura Peruana y toparme con sus encantores y endulzantes versos llenos de rima y musicalidad, para que desde aquél momento Gónzales Prada fuera para mí una piedra preciosa perdida entre los escombros de las mentes distraidas, pues a pesar de su gran importancia en nuestra historia literaria además de política, no se le rememora con elocuencia y menos con pasión. Es por esto que hoy sin más demora, te comparto 9 de sus grandes poemas y algo de su biografia, que los disfrutes.


versos del poema triolet


1- Triolet


Tus ojos de lirio dijeron que si,
tus labios de rosa dijeron que no.
al verme a tu lado, muriendo por ti,
tus ojos de lirio dijeron que si.

Auroras de gozo rayaron en mi;
mas pronto la noche de luto volvió:
tus ojos de lirio dijeron que si,
tus labios de rosa dijeron que no.

I
Algo me dicen tus ojos;
mas lo que dicen no sé.
Entre misterio y sonrojos,
algo me dicen tus ojos.

¿Vibran desdenes y enojos,
o hablan de amor y de fe?
Algo me dicen tus ojos;
más lo que dicen no sé.

II
Para verme con los muertos,
ya no voy al camposanto.
Busco plazas, no desiertos,
para verme con los muertos.

¡Corazones hay tan yertos!
¡Almas hay que hieden tanto!
Para verme con los muertos
ya no voy al camposanto.

III
Los bienes y las glorias de la vida
o nunca vienen o nos llegan tarde.
Lucen de cerca, pasan de corrida,
los bienes y glorias de la vida.
¡Triste del hombre que en la edad florida
coger las flores del vivir aguarde!

Los bienes y las glorias de la vida
o nunca vienen o nos llegan tarde.
Placeres de la soledad
Pláceme, huyendo el mundanal ruido
tender al bosque mi ligero paso
y en la negrura espesura errar perdido
al fallecer del sol en el ocaso.

Pláceme agreste monte y escondido,
luna que brilla en el etéreo raso,
volcán de eterna nieve revestido,
fuente sonora y arroyuelo escaso.

Que en tu recinto, soledad secreta,
duerme el dolor que al infeliz oprime
y es todo paz y venturanza quieta;
habla el silencio en tu solemne calma,
adormecido el universo gime
y ábranse a Dios el corazón y el alma.

Manuel González Prada



lineas del poema el pajaro ciego


2- El pájaro ciego


I


Era un Pájaro de nieve:
Con su inefable cantar,
Derramaba en tristes pechos
Alegría sin igual.

-«Pájaro, el Inca murmura,
Tu canción me atedia ya:
Siempre cantas alegrías,
Nunca lloras el pesar.

Lanza quejas doloridas,
Porque sufro negro afán,
Porque siento una amargura
Melancólica y mortal.

Canta canciones que aumenten
Mi congoja más y más,
Que yo gozo en mi tristeza,
Que yo gozo en mi penar».

Mas el Pájaro de nieve,
Sordo al mandato real,
Canta siempre la ventura,
Pero tristeza jamás.

II


Murmura un viejo Cacique:
-«Rey, al Pájaro cegad,
Y con lánguida tristeza
Su canción exhalará».

Ciego, el Pájaro de nieve
Siente y sufre pena tal,
Que, si fue de blancas plumas,
Es de negras plumas ya.

Canta dolor y amarguras
Con tan lúgubre cantar
Que, a su voz, las fieras lloran
Y se quiebra el pedernal.

Todos cierran los oídos,
Todos huyen y se van:
El oír los tristes cantos
Es gemir y agonizar.

La hija tierna del Monarca
Oye el canto sin igual,
Y solloza, y se adormece,
Y no despierta jamás.

Prorrumpe el Inca, estallando
Con la voz del huracán:
-«Pronto al Pájaro la muerte,
Pronto al Cacique cegad».

Manuel González Prada



versos del poema vivir y morir

3- Vivir y Morir


Humo y nada el soplo de ser:
mueren hombre, pájaro y flor,
corre a mar de olvido el amor
huye a breve tumba el placer.

¿Dónde están las luces de ayer?
Tiene ocaso todo esplendor,
hiel esconde todo licor,
todo expía al mar de nacer.
¿Quién rió sin nunca gemir,
siendo el goce un dulce penar?
¡Loco y vano ardor el sentir!
¡Vano y loco anhelo el pensar!

¿Qué es vivir? Soñar sin dormir.
¿Qué es morir? Dormir sin soñar.

Manuel González Prada


Bautizado como José Manuel de los Reyes González de Prada y Álvarez de Ulloa, da su primer respiro de vida en Lima - Perú el 5 de enero de 1844 para convertirse en ensayista, pensador, anarquista y poeta. Además de ser una de las figuras más influyente en las letras y la política del Perú de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.
Grandes Figuras como Abraham Valdelomar, César Vallejo, Víctor Raúl Haya de la Torre y José Carlos Mariátegui lo tuvieron como maestro ideológico, además de haber sido influenciados por su obra poética.



versos del poema cuarteto persa

4- Cuarteto Persa


Deja la sombra y paz de tus hogares,
ven al huerto de mirras y azahares.
En medio al arrullar de las palomas,
vivamos el Cantar de los Cantares.

Extiende por mi rostro la red de tus cabellos;
enredame en sus rizos, perfumame con ellos.
Que brinden, tras la malla de oro ensortijado,
tu boca las sonrisas, tus ojos los detellos.

Cuando la amada sobre mi se inclina
y con su fresca boca purpurina
vierte en el fuego de mis labios fuego,
toco la rosa sin temer la espina.

Que la sonrisa de unos labios? Nada.
Que la mirada de tus ojos? Nada.
Mas no se oculta en nada de la Tierra
lo que se encierra en esa noche nada.

Es locura el amor y poco dura,
mas, quien no diera toda la cordura,
quien no cambiara mil eternidades
por ese breve instante de locura?

Manuel González Prada



versos del poema el llora muerto

5- El llora - muerto


I


Pierde a su Amada el Inca,
Y ya, de aquel momento,
No hay en su alma reposo,
En sus párpados sueño.

-«No cantes, oh Poeta:
Voces lúgubres quiero
Que de pena y angustia
Despedacen mi pecho»

-«Hay, Rey, en tus dominios
Un pájaro siniestro:
Su voz quebranta peñas,
Se llama el Llora-muerto»

-«Volad, oh mis vasallos,
Por llanuras y cerros,
Por valles y montañas:
Coged el Llora-muerto»

II


Fieles indios recorren
Los ámbitos del reino,
Y cazan en las selvas
El pájaro siniestro.

El pájaro se queja,
Y, a su primer acento,
Lanza el Rey de los Incas
Un grito lastimero.

El pájaro se queja,
Y, a su segundo acento,
Llora el Rey de los Incas
Dos lágrimas de fuego.

El pájaro se queja,
Y, a su tercer acento,
Queda el Rey de los Incas
Mudo, inmóvil y muerto.

Manuel González Prada



versos del poema amar sin ser querido


6- Amar sin ser Querido


Un dolor jamás dormido,
una gloria nunca cierta,
una llaga siempre abierta,
es amar sin ser querido.

Corazón que siempre fuiste
bendecido y adorado,
tú no sabes, ¡ay!, lo triste
de querer no siendo amado.

A la puerta del olvido
llama en vano el pecho herido:
Muda y sorda está la puerta;
que una llaga siempre abierta

es amar sin ser querido.

Manuel González Prada


En su niñez viajó a Chile a causa del destierro de su padre. Estudió en Valparaíso y de retorno en Lima, cursó estudios en el Seminario de Santo Toribio, para pasar luego al Convictorio de San Carlos, donde estudió Derecho, pero no lo concluyó. Se dedicó al periodismo y a la explotación agrícola en la hacienda de su familia. En su faceta periodística concentro sus fuerzas contra los vicios nacionales que degradaban a la nación apuntando sus críticas contra la corrupción política, identificándose con la clase obrera y con los indígenas.



versos del poema los amancaes

7- Los Amancaes


I


Fuimos siete adolescentes,
Siete Vírgenes del Sol,
Que manchamos la inocencia
Con la culpa del amor.

Siete Príncipes hermanos
De invencible y dulce voz,
Cautivaron con su hechizo
Nuestro frágil corazón.

Perecimos en las llamas,
Y el benéfico Hacedor
En humildes, tiernas flores
Compasivo nos trocó.

II


Fuimos siete adolescentes,
Siete Vírgenes del Sol,
Y amarillos, solitarios
Amancaes somos hoy.

A los Príncipes llamamos
Con eterno y casto ardor,
Que si perdimos la vida
No perdimos la pasión.

En el día y en la noche,
Con las ansias del amor,
Esperamos, esperamos,
Y Ellos (ay! no vienen, no.

Manuel González Prada



versos del poema Lo que yo maldigo

8- Lo que yo maldigo


Querría yo, por un feliz encanto,
dejar el circo infame de la Tierra
y huir a mundo de apacibles seres
sin los rojos instintos de la fiera.

Donde palomas y aves de rapiña
en amigable comunión vivieran,
donde jamás el diente de los tigres
rasgara el corazón de las gacelas.

Cansado estoy de crímenes y sangre,
de mirar en el hombre y en la bestia,
la inmolación salvaje del vencido,
la victoria del mal y de la fuerza.

Ante el inicuo drama de la vida
mi justiciero corazón protesta;
perdono mis dolores, no perdono
la universal crucifixión eterna.

¿Por qué mis ojos para ver los males
y mis oídos para oír las quejas?
¿Por qué no soy el leño ni el peñasco,
dormidos en la paz de la inconsciencia?

¿Por qué venir a lamentar horrores
en un oscuro y trágico planeta?
¡Maldito el ciego antojo de la vida
que por morada me otorgó la Tierra!

Manuel González Prada



versos del poema el amor


9- El Amor


Si eres un bien arrebatado al cielo
¿Por qué las dudas, el gemido, el llanto,
la desconfianza, el torcedor quebranto,
las turbias noches de febril desvelo?

Si eres un mal en el terrestre suelo
¿Por qué los goces, la sonrisa, el canto,
las esperanzas, el glorioso encanto,
las visiones de paz y de consuelo?

Si eres nieve, ¿por qué tus vivas llamas?
Si eres llama, ¿por qué tu hielo inerte?
Si eres sombra, ¿por qué la luz derramas?

¿Por qué la sombra, si eres luz querida?
Si eres vida, ¿por qué me das la muerte?
Si eres muerte, ¿por qué me das la vida?

Manuel González Prada


En lo literario se considera a Manuel González Prada el más alto exponente del realismo peruano. Como poeta, sus innovaciones le han otorgado el título de «Precursor del Modernismo americano». Sus poemarios más renombrados son Minúsculas y Exóticas.
Como prosista es considerado uno de los mejores de Latinoamérica, destacando por sus críticas sociales y políticas, condensadas en Pájinas libres (1894) y Horas de lucha (1908), Defendió todas las libertades, incluidas la de culto, conciencia y pensamiento y se pronunció en favor de una educación laica. En 1912 hasta 1918 tomó la dirección de la Biblioteca Nacional y en el ejercicio del mismo falleció a causa de un mal cardíaco.





Manuel González Prada, sus bellos poemas y aquel pensamiento libre y luchador siempre serán dignos de admiración pues aquél pensamiento justo y transparente en el mundo de hoy ya es escaso, por eso, si te gustaron estos poemas y deseas una segunda parte en donde traiga más de este gran Escritor deja un comentario y comparte este post en tus redes sociales. Yo me despido seguro de haberte ofrecido una joya que atesorarás en tus próximos días, hasta la próxima... !Ama, Vive y Sueña!

Just Moreno


¡Gracias por compartir, hasta pronto!

20 de junio de 2019

9 Poemas Cortos de César Vallejo y lo triste de su vida

hoy voy a compartir contigo una lista de 9 poemas del gran César Vallejo entre los cuales figuran Los Heraldos Negros, Trilce, Piedra Negra Sobre Una Piedra Blanca, A Mi Hermano Miguel, entre otros.




Conocí a César Vallejo en la primaria y no por su poesía, más bien, por Paco Yunque su cuento más famoso.
Pero fue ya en la secundaria en donde las oscuras lineas de los "Heraldos Negros" fueron el primer vocado a degustar de su estupendo arte literario y así fue como llegué a ser uno de sus tantos aférrimos seguidores. Diciendo esto, te dejo con su poesía y a la vez con lo duro de su biografia, abandono de estudios, estrechez económica, un intento de suicidio y más. ¡Disfruta!


lineas del poema los heraldos negros


1- Los Heraldos Negros


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

César Vallejo


César Abraham Vallejo Mendoza Nació en Santiago de Chuco (Trujillo - Perú) un 16 de marzo de 1982. Es considerado uno de los grandes innovadores de la poesía del siglo XX . Sus primeras públicaciones ven la luz en la ciudad de Lima, tituladas como "Los Heraldos Negros" (1918) y "Trilce" (1922) obras que anuncian y coinciden con la propagación del vanguardismo a nivel mundial.



versos del poema trilce


2- Trilce


Hay un lugar que yo me sé
en este mundo, nada menos,
adonde nunca llegaremos.

Donde, aun si nuestro pie
llegase a dar por un instante
será, en verdad, como no estarse.

Es ese sitio que se ve
a cada rato en esta vida,
andando, andando de uno en fila.

Más acá de mí mismo y de
mi par de yemas, lo he entrevisto
siempre lejos de los destinos.

Ya podéis iros a pie
o a puro sentimiento en pelo,
que a él no arriban ni los sellos.

El horizonte color té
se muere por colonizarle
para su gran Cualquiera parte.

Mas el lugar que yo me sé,
en este mundo, nada menos,
hombreado va con los reversos.

Cerrad aquella puerta que
está entreabierta en las entrañas
de ese espejo. ¿Está? No; su hermana.

No se puede cerrar. No se
puede llegar nunca a aquel sitio
do van en rama los pestillos.

Tal es el lugar que yo me sé.

César Vallejo


Fue el menor de once hermanos; de apariencia mestiza debido a que sus abuelas fueron indígenas y sus abuelos gallegos. Vallejo era un hombre de tez morena, con una ancha nariz. En su infancia sus padres querían dedicarlo al sacerdocio, lo que él aceptó de muy buena gana; de ahí que existan tantas referencias bíblicas y litúrgicas en sus primeros versos.



extracto del poema los dados eternos

3- Los Dados Eternos


Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
¡tú no tienes Marías que se van!

Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
Y el hombre sí te sufre: ¡el Dios es él!

Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado...
Tal vez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.

Dios mío, y esta noche sorda, oscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.

César Vallejo


Cursó sus estudios primarios en el Centro Escolar Nº 271 de Santiago de Chuco y estudió la secundaria en el Colegio Nacional San Nicolás de Huamachuco.
En 1910 se matricula en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo, pero retorna a su pueblo debido a problemas económicos. Apoyó a su padre en las tareas administrativas de gobernador y es ahí donde tiene contacto cercano con la realidad de los mineros de Quiruvilca, lo que inspirará su futura novela "El tungsteno".



versos del poema siento a dios que camina

4- Siento a Dios que Camina...


Siento a Dios que camina
tan en mí, con la tarde y con el mar.
Con él nos vamos juntos. Anochece.
Con él anochecemos. Orfandad...

Pero yo siento a Dios. Y hasta parece
que él me dicta no sé qué buen color.
Como un hospitalario, es bueno y triste;
mustia un dulce desdén de enamorado:
debe dolerle mucho el corazón.

Oh, Dios mío, recién a ti me llego,
hoy que amo tanto en esta tarde; hoy
que en la falsa balanza de unos senos,
mido y lloro una frágil Creación.

Y tú, cuál llorarás... tú, enamorado
de tanto enorme seno girador...
Yo te consagro Dios, porque amas tanto;
porque jamás sonríes; porque siempre
debe dolerte mucho el corazón.

César Vallejo


Viajó a Lima en 1911 para matricularse en la Facultad de Medicina de San Fernando, pero nuevamente abandonó por razones económicas para luego conseguir un empleo de preceptor de los hijos de un rico hacendado de Acobamba, trabajo en el cual duró siete meses. Luego regresó a Trujillo, y en 1912 se empleó como ayudante de cajero en la hacienda azucarera “Roma”, donde vió de cerca la cruel explotación de los peones indios.



lineas del poema los pasos lejanos de vallejo

5- Los Pasos Lejanos


Mi padre duerme. Su semblante augusto
figura un apacible corazón;
está ahora tan dulce…
si hay algo en él de amargo, seré yo.

Hay soledad en el hogar; se reza;
y no hay noticias de los hijos hoy.
Mi padre se despierta, ausculta
la huida a Egipto, el restañante adiós.

Está ahora tan cerca;
si hay algo en él de lejos, seré yo.
Y mi madre pasea allá en los huertos,
saboreando un sabor ya sin sabor.
Está ahora tan suave,
tan ala, tan salida, tan amor.

Hay soledad en el hogar sin bulla,
sin noticias, sin verde, sin niñez.
Y si hay algo quebrado en esta tarde,
y que baja y que cruje,
son dos viejos caminos blancos, curvos.
Por ellos va mi corazón a pie.

César Vallejo


En 1913 regresa a Trujillo con el propósito de retomar sus estudios universitarios. Trabaja como maestro en el Centro Escolar de Varones Nº 241 y luego como profesor del primer año de primaria en el Colegio Nacional de San Juan a fin de costearse sus estudios, y es ahí donde tuvo como alumno pequeño a Ciro Alegría, que más tarde se convertiría en un gran novelista. El 22 de septiembre de 1915 se gradúa de bachiller en Letras con su tesis "El romanticismo en la poesía castellana".

En 1917 conoce a Mirtho (Zoila Rosa Cuadra), una muchacha de quince años con quien sostiene un apasionado y corto romance. El cual desemboca en un frustrado intento de suicidarse a causa del desengaño. Luego es convencido por sus amigos de viajar a Lima para continuar con sus estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y conseguir su doctorado en Letras y Derecho.



versos del poema a mi hermano miguel de vallejo


6- A Mi Hermano Miguel


Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa.
Donde nos haces una falta sin fondo!
Me acuerdo que jugábamos esta hora, y que mamá
nos acariciaba: »Pero, hijos...«
Ahora yo me escondo,
como antes, todas estas oraciones
vespertinas, y espero que tú no des conmigo.
Por la sala, el zaguán, los corredores.
Después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.
Me acuerdo que nos hacíamos llorar,
hermano, en aquel juego.
Miguel, tú te escondiste
una noche de agosto, al alborear;
pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.
Y tu gemelo corazón de esas tardes
extintas se ha aburrido de no encontrarte. Y ya
cae sombra en el alma.
Oye, hermano, no tardes
en salir. Bueno? Puede inquietarse mamá..

César Vallejo


Ya en Lima conoce a lo más selecto de la intelectualidad limeña. Entre ellos Clemente Palma, que había sido un furibundo detractor de su obra poética, pero quien esta vez le da muestras de respeto. Llega a entrevistarse con José María Eguren y con Manuel González Prada, a quien los más jóvenes consideraban entonces un maestro y guía. También se vinculó con escritores e intelectuales como Abraham Valdelomar y su grupo Colónida, junto a José Carlos Mariátegui; con ambos hace profunda amistad. Además conoce a Luis Alberto Sánchez, Juan Parra del Riego y al periodista Carlos Pérez Cánepa quien publicó algunos de los poemas de Vallejo en su revista Suramérica.



versos del poema el poeta a su amada

7- El Poeta a Su Amada


Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso;
y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado
y que hay un viernesanto más dulce que ese beso

En esta noche rara que tanto me has mirado
la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso
En esta noche de septiembre se ha oficiado
mi segunda caída y el más humano beso

Amada, moriremos los dos juntos, muy juntos;
se irá secando a pausas nuestra excelsa amargura;
y habrán tocado a sombra nuestros labios difuntos

Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos
ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura
los dos dormiremos, como dos hermanitos.

César Vallejo


Su Madre fallece en 1918 lo cual lo empuja, a retornar a Santiago de Chuco en mayo de 1920. El 1.º de agosto ocurre un incendio y saqueo de una casa del pueblo, perteneciente a la familia Santa María Calderón, arrieros negociantes de mercaderías y alcohol desde la costa, suceso del que se acusa injustamente a Vallejo, el se esconde pero es descubierto, apresado y arrojado a un calabozo de Trujillo donde permanecerá durante 112 días. Tras salir en libertad condicional, se dirige nuevamente a Lima, donde su cuento de corte fantástico "Más allá de la vida y de la muerte" fue premiado en un concurso literario. El premio lo usa para financiar otras publicaciones literarias.



versos del poema hoy me gusta la vida mucho menos

8- Hoy Me Gusta La Vida Mucho Menos


Hoy me gusta la vida mucho menos,
pero siempre me gusta vivir: ya lo decía.
Casi toqué la parte de mi todo y me contuve
con un tiro en la lengua detrás de mi palabra.

Hoy me palpo el mentón en retirada
y en estos momentáneos pantalones yo me digo:
¡Tánta vida y jamás!
¡Tántos años y siempre mis semanas!…
Mis padres enterrados con su piedra
y su triste estirón que no ha acabado;
de cuerpo entero hermanos, mis hermanos,
y, en fin, mi sér parado y en chaleco.

Me gusta la vida enormemente
pero, desde luego,
con mi muerte querida y mi café
y viendo los castaños frondosos de París
y diciendo:
Es un ojo éste; una frente ésta, aquélla… Y repitiendo:
¡Tánta vida y jamás me falla la tonada!
¡Tántos años y siempre, siempre, siempre!

Dije chaleco, dije
todo, parte, ansia, dice casi, por no llorar.
Que es verdad que sufrí en aquel hospital que queda al lado
y que está bien y está mal haber mirado
de abajo para arriba mi organismo.

Me gustará vivir siempre, así fuese de barriga,
porque, como iba diciendo y lo repito,
¡tánta vida y jamás y jamás! ¡Y tántos años,
y siempre, mucho siempre, siempre siempre!

César Vallejo


El 13 de julio de 1923 nuestro Vallejo, Arriba a París. Sus precarios ingresos provenían del periodismo, si bien fungió también de traductor. Escribía para el diario El Norte de Trujillo, y las revistas L Amérique Latine de París, España de Madrid y Alfar de La Coruña. Sus dos primeros años en París fueron de bastante estrechez económica, por lo que muchas veces tuvo que dormir en la calle. Inicia amistades con escritores como Juan Larrea y Vicente Huidobro; además de importantes intelectuales como Pablo Neruda y Tristan Tzara.



extracto del poema piedra negra sobre una piedra blanca


9- Piedra Negra Sobre Una Piedra Blanca


Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París y no me corro
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…

César Vallejo


A inicios de 1938 trabaja como profesor de Lengua y Literatura en París, pero el 24 de marzo es internado por la reactivación de un antiguo paludismo que sufrió de niño y entra en crisis el 7 y el 8 de abril. Fallece una semana más tarde, el 15, un viernes santo con llovizna en París. se le realizó un embalsamamiento. El 19 sus restos son trasladados a la Mansión de la Cultura y más tarde al cementerio de Montrouge. Sus poemas póstumos fueron agrupados en dos poemarios: "Poemas humanos" y "España, aparta de mí este cáliz", publicados en 1939 gracias al empeño de su viuda, Georgette Vallejo.





Si hablamos de poetas peruanos que admiro con toda mi alma y corazón ese es César Vallejo , uno de mis grandes emblemas literarios, del cuál me siento orgulloso y admirado, pues compartimos la tierra y el abrazo del sol, por eso Si te gustaron estos poemas y deseas una segunda parte en donde traiga otros bellos poemas de este gran poeta deja un comentario. No olvides que puedes compartir este post en tus redes sociales. Yo me despido por ahora, hasta la próxima... !Ama, Vive y Sueña!

Just Moreno


¡Gracias por compartir, hasta pronto!

10 de diciembre de 2018

Nicanor Parra | 3 Poemas de Amor y una Carta

Si de Poemas de Amor hablamos, Nicanor Parra no fue muy efusivo al momento de incluir este tema en su poesía. A pesar de eso, hemos descubierto 3 poemas de amor (cortos y largos) de entre toda su producción y hoy están aquí. ¡Disfrútalos! :)


Te recordamos que al final de los poemas tendrás una galería de imágenes para compartir con todos tus contactos de facebook y así conseguir muchos likes en tu muro :D. Sin más que decirte te dejo y que la poesía de Parra te despierte y te llene.

Nicanor Parra y sus pocos poemas de amor


Poema de Amor Nro 1: El Hombre Imaginario


El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

Nicanor Parra


Estupendo poema corto para dedicar del poeta chileno, a continuación las imágenes para compartir en tu muro de facebook :) [saldrán de buen tamaño]



Y ahora: Cartas a una Desconocida


Cuando pasen los años, cuando pasen
los años y el aire haya cavado un foso
entre tu alma y la mía; cuando pasen los años
y yo sólo sea un hombre que amó,
un ser que se detuvo un instante frente a tus labios,
un pobre hombre cansado de andar por los jardines,
¿dónde estarás tú? ¡Dónde
estarás, oh hija de mis besos!

-Nicanor Parra


Bellos versos de amor para enamorar ¿verdad?, a continuación las imágenes para que compartas en tu muro de facebook :) [saldrán de buen tamaño]



Poema de Amor Nro 2: Es olvido


Juro que no recuerdo ni su nombre,
Mas moriré llamándola María,
No por simple capricho de poeta:
Por su aspecto de plaza de provincia.

¡Tiempos aquellos!, yo un espantapájaros,
Ella una joven pálida y sombría.
Al volver una tarde del Liceo
Supe de la su muerte inmerecida,
Nueva que me causó tal desengaño
Que derramé una lágrima al oírla.

Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera!
Y eso que soy persona de energía.
Si he de conceder crédito a lo dicho
Por la gente que trajo la noticia
Debo creer, sin vacilar un punto,
Que murió con mi nombre en las pupilas.

Hecho que me sorprende, porque nunca
Fue para mí otra cosa que una amiga.
Nunca tuve con ella más que simples
Relaciones de estricta cortesía,
Nada más que palabras y palabras
Y una que otra mención de golondrinas.

La conocí en mi pueblo (de mi pueblo
Sólo queda un puñado de cenizas),
Pero jamás vi en ella otro destino
Que el de una joven triste y pensativa
Tanto fue así que hasta llegué a tratarla
Con el celeste nombre de María,
Circunstancia que prueba claramente
La exactitud central de mi doctrina.

Puede ser que una vez la haya besado,
¡Quién es el que no besa a sus amigas!
Pero tened presente que lo hice
Sin darme cuenta bien de lo que hacía.




No negaré, eso sí, que me gustaba
Su inmaterial y vaga compañía
Que era como el espíritu sereno
Que a las flores domésticas anima.

Yo no puedo ocultar de ningún modo
La importancia que tuvo su sonrisa
Ni desvirtuar el favorable influjo
Que hasta en las mismas piedras ejercía.

Agreguemos, aún, que de la noche
Fueron sus ojos fuente fidedigna.
Mas, a pesar de todo, es necesario
Que comprendan que yo no la quería
Sino con ese vago sentimiento
Con que a un pariente enfermo se designa.

Sin embargo sucede, sin embargo,
Lo que a esta fecha aún me maravilla,
Ese inaudito y singular ejemplo
De morir con mi nombre en las pupilas,
Ella, múltiple rosa inmaculada,
Ella que era una lámpara legítima.

Tiene razón, mucha razón, la gente
Que se pasa quejando noche y día
De que el mundo traidor en que vivimos
Vale menos que rueda detenida:
Mucho más honorable es una tumba,
Vale más una hoja enmohecida.
Nada es verdad, aquí nada perdura,
Ni el color del cristal con que se mira.

Hoy es un día azul de primavera,
Creo que moriré de poesía,
De esa famosa joven melancólica
No recuerdo ni el nombre que tenía.

Sólo sé que pasó por este mundo
Como una paloma fugitiva:
La olvidé sin quererlo, lentamente,
Como todas las cosas de la vida.

Nicanor Parra


Hermoso poema de amor para dedicar a un ser querido, aquí vienen las imágenes para enviar a tus contactos de facebook :) [saldrán de buen tamaño]



Poema de Amor Nro 3: La víbora


Durante largos años estuve condenado a adorar a una mujer despreciable,
sacrificarme por ella, sufrir humillaciones y burlas sin cuento,
trabajar día y noche para alimentarla y vestirla,
llevar a cabo algunos delitos, cometer algunas faltas,
a la luz de la luna realizar pequeños robos,
falsificaciones de documentos comprometedores,
so pena de caer en descrédito ante sus ojos fascinantes.

En horas de comprensión solíamos concurrir a los parques
y retratarnos juntos manejando una lancha a motor,
o nos íbamos a un café danzante
donde nos entregábamos a un baile desenfrenado
que se prolongaba hasta altas horas de la madrugada.

Largos años viví prisionero del encanto de aquella mujer
que solía presentarse a mi oficina completamente desnuda
ejecutando las contorsiones más difíciles de imaginar
con el propósito de incorporar mi pobre alma a su órbita
y, sobre todo, para extorsionarme hasta el último centavo.

Me prohibía estrictamente que me relacionase con mi familia.

Mis amigos eran separados de mí mediante libelos infamantes
que la víbora hacía publicar en un diario de su propiedad.

Apasionada hasta el delirio no me daba un instante de tregua,
exigiéndome perentoriamente que besara su boca
y que contestase sin dilación sus necias preguntas,
varias de ellas referentes a la eternidad ya la vida futura,
temas que producían en mí un lamentable estado de ánimo,
zumbidos de oídos, entrecortadas náuseas, desvanecimientos prematuros
que ella sabía aprovechar con ese espíritu práctico que la caracterizaba
para vestirse rápidamente sin pérdida de tiempo
y abandonar mi departamento dejándome con un palmo de narices.

Esta situación se prolongó por más de cinco años.
Por temporadas vivíamos juntos en una pieza redonda
que pagábamos a medias en un barrio de lujo cerca del cementerio.

(Algunas noches hubimos de interrumpir nuestra luna de miel
para hacer frente a las ratas que se colaban por la ventana).

Llevaba la víbora un minucioso libro de cuentas
en el que anotaba hasta el más mínimo centavo que yo le pedía en préstamo;
o me permitía usar el cepillo de dientes que yo mismo le había regalado
y me acusaba de haber arruinado su juventud:
lanzando llamas por los ojos me emplazaba a comparecer ante el juez
y pagarle dentro de un plazo prudente parte de la deuda
pues ella necesitaba ese dinero para continuar sus estudios.

Entonces hube de salir a la calle y vivir de la caridad pública,
dormir en los bancos de las plazas,
donde fui encontrado muchas veces moribundo por la policía
entre las primeras hojas del otoño.

Felizmente aquel estado de cosas no pasó más adelante,
porque cierta vez que yo me encontraba en una plaza también
posando frente a una cámara fotográfica
unas deliciosas manos femeninas me vendaron de pronto la vista
mientras una voz amada para mí me preguntaba quién soy yo.

Tu eres mi amor, respondí con serenidad.
¡Ángel mío, dijo ella nerviosamente,
permite que me siente en tus rodillas una vez más!
Entonces pude percatarme de que ella se presentaba ahora
provista de un pequeño taparrabos.

Fue un encuentro memorable, aunque lleno de notas discordantes:
me he comprado una parcela, no lejos del matadero, exclamó,
allí pienso construir una especie de pirámide
en la que podamos pasar los últimos días de nuestra vida.

Ya he terminado mis estudios, me he recibido de abogado,
dispongo de un buen capital;
dediquémonos a un negocio productivo, los dos, amor mío, agregó,
lejos del mundo construyamos nuestro nido.

Basta de sandeces, repliqué, tus planes me inspiran desconfianza.
Piensa que de un momento a otro mi verdadera mujer
puede dejarnos a todos en la miseria más espantosa.

Mis hijos han crecido ya, el tiempo ha transcurrido,
me siento profundamente agotado, déjame reposar un instante,
tráeme un poco de agua, mujer,
consígueme algo de comer en alguna parte,
estoy muerto de hambre,
no puedo trabajar más para ti,
todo ha terminado entre nosotros.

Nicanor Parra


Un poema fuerte y realista ¿verdad?, estás son las imágenes para que no te pierdas la oportunidad de compartir en tu facebook :) [saldran de buen tamaño]




¿Te gustaron estos poemas? Si la respuesta es sí, no olvides que puedes compartir el post completo con cualquiera de tus contactos en facebook. ¡Muestra a tus contactos la belleza de los versos y la fuerza de la poesía del poeta chileno Nicanor Parra y consigue muchos likes y seguidores en tu pefil! :D


¡Gracias por compartir, hasta pronto!

13 de septiembre de 2018

Festival Libros de calle en el MET


libro abierto para promocionar el festival de libros
Ventas, Poesía, Cuentos, Novelas, Recital y Concierto en un solo lugar!

"No te quedes sin venir a disfrutar del festival de libros calle totalmente Gratis en el Museo metropolitano



Lima: Ven este sábado 22 de septiembre desde las 14:00 horas hasta las 19:30 horas al Museo Metropolitano de Lima, para disfrutar con toda tu familia y amigos de un día lleno de ri

12 de septiembre de 2018

Festival Internacional de Narración Oral del Perú 2018


banner ilustrado con un lector un condor y un puma para el festival de narracion oral
Más de un mes de diferentes actividades en el Festival más Antiguo del Cusco, no te lo puedes perder.

¡Todas las Palabras Todas! Construyendo Comunidad
El Festival Internacional de Narración Oral te espera


La Asociación Cultural Wasi, lleva a cabo el festival de narración oral más antiguo del CUSCO y este 2018, como cada año, vuelve gracias al apoyo de entidades, colegas y amigos de los cuentos!